Sunday, February 26, 2006

Vivir en Kitakyushu


Kitakyushu es la isla más sureña de las cuatro islas más grandes que componen el arquipiėlago del país del sol saliente.
Kitakyushu, la ciudad donde vivo, está situada al norte de esta isla ("kita" significa "norte") cerca de la isla más grande e importante del "Honshu".
Casi no se menciona en los guías de viaje y como me contó mi hermano Alex, los oficiales de imigración en el aeropuerto no podrĺan creer que alguien vaya allĺ por razones turĺsticas: "De manera que Ud. dice que no va allĺ por negocios?"
Son pocos los encantos turĺsticos pero sĺ los hay (por ejemplo hay un castillo, el Kokurajo y espectulares fetivales de verano sobre todo el "Tobata Gion Yamakasa" durante el cual los tobatenses cargan sobre sus hombros torres de linternas de hasta 10 metros de altura con propias velas. El espectáculo se acompaña por la música tradicional del tambor japonés, el taiko.
También hay otra razón más triste por la cual la ciudad tiene fama. Kitakyushu, que hoy en dĺa tiene alrededor de un millón de habitantes fue seleccionado por los EEUU como blanco para el lanzamiento de la segunda bomba nuclear ya que aquĺ se encontraba y hasta hoy se encunetra un centro industrial de acero. Solamente el mal tiempo y la aún peor vista salvaron a Kitakyushu y decidieron de esta manera también el destino trágico de Nagasaki.
La vida diaria de aquí es bastante agradable y un poco menos estresante que la de Tokio u Osaka.
En el Japón como en todos los países extranjeros o talvez más uno debe estar predispuesto a adaptarse al nuevo lugar, aprendiendo las costumbres locales y respetando las reglas establecidas para asĺ vivir en armonĺa con la gente que lo rodea.
En Japón se mezclan la alta tecnologĺa y la vida tradicional. La influencia cultural extranjera se ve por ejemplo en la ropa. Casi no hay T-shirts o sweatshirts que no tengan algo inscrito en inglés. A veces es un inglés absurdo sin significado alguno. No hay ropa que tenga inscripciones en kanji. De otra parte los niños y jóvenes de la ciudad de Kitakyushu tienen mucho interés en practicar desde temprana edad el tradicional arte de tocar el tambor durante los festivales de verano. A diferencia de ello, los jóvenes de Alemania no tienen el mismo interés por su cultura y música folklorística.
Desde 2003 hasta 2006 trabajé en cuatro escuelas primarias y también como profesora privada de alemán, inglés y español.
Mi rol en las escuelas no solamente fue enseñar el inglés a los niños sino también darles la experienca de comunicar con un "extraterrestre", perdón, digo: un extranjero. La palabra japonesa "gaijin" puede significar las dos cosas.
Ser "gaijin" en Japón es a la vez agradable y no tan agradable. Es agradable porque uno es tratado siempre con cortesĺa y recibe mucho apoyo. Con el "gaijin bono" uno puede permitirse cosas que a los japoneses no les serían brinados - recibir muchas cosas gratis por ejemplo. Por el otro lado uno nunca es integrado completamente aunque hable muy bien el japonés. La cultura japonesa es una de las más homogéneas y cerradas en el mundo. Japón es el segundo país más fuerte en el mundo en cuanto a poder económico y la gente es super educada. Sin embargo todavía mira a extranjeros como si fueran marcianos o bichos raros. Talvez esto cambiará ahora que más y más niños y jóvenes aprenden el inglés con extranjeros. Mis experiencias con los niños fueron muy especiales y me siento muy enriquecida por ellas.